Clinica Neive | Vitamina D, la vitamina del sol y sus beneficios
La vitamina D es la única vitamina en la que el suministro principal no se produce a través de los alimentos, sino a través de los rayos solares.
Vitamina D
2640
post-template-default,single,single-post,postid-2640,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive

BLOG

 

Vitamina D, la vitamina del sol y sus beneficios

El sol y la vitamina D:

La vitamina D es la única vitamina en la que el suministro principal no se produce a través de los alimentos, sino a través de los rayos solares. Las radiaciones electromagnéticas del sol, al caer directamente sobre la piel, son los que la producen . La intensidad de la radiación UV-B solar es la responsable del bronceado.

Aunque podríamos pensar que es muy fácil acceder al suministro necesario de esa vitamina , ya que basta con la exposición a la luz, por desgracia en la sociedad actual no es así. Uno de los motivos es su acentuado miedo al cáncer de piel.

MITO: “el sol causa cáncer de piel” No solo el sol no es el responsable del cáncer de piel, sino que nos protege del cáncer. Los rayos solares al entrar en contacto con la piel estimulan la producción de vitamina D, prohormona de probado efecto anticancerígeno. Son los químicos que contienen los bronceadores los que aumentan el riesgo de melanoma.

Beneficios para la piel y la salud:

La vitamina D es imprescindible para la absorción de calcio y de magnesio en los huesos.  Pero también es importante para el funcionamiento de los músculos.
Un nuevo estudio encontró que los ancianos con mayores niveles de vitamina D tenían más fuerza muscular y eran capaces de desarrollar una mayor actividad física.

Esta  vitamina  estimula el Sistema Inmune, encargado de mantener a raya a toda clase de gérmenes y patógenos.

Esa vitamina  produce más de 200 péptidos antimicrobianos, el más potente de los cuales es el llamado catelicidín, un antibiótico natural de amplio espectro.
La ingesta de vitamina D durante el invierno es un método seguro para protegernos de la GRIPE (dosis de 5.000 a 10.000 IU diarias). Por tanto, no es coincidencia que la gripe nos ataque en invierno, cuando  la exposición al sol es mínima.

¿Cuánta Vitamina D debemos tomar a diario?

El cuerpo necesita estar expuesto al sol para producir la vitamina D suficiente para mantener la salud de nuestro cuerpo. A pesar de que también se puede obtener a través de la dieta, son pocos los alimentos que la contienen. Por ello, una de las maneras más sencillas y naturales de cubrir las necesidades de la conocida como ‘vitamina del sol’ es exponerse a la radiación solar.

En invierno es necesario pasar cerca de 130 minutos al sol para producir la cantidad recomendada de vitamina D. Mientras que en los meses comprendidos entre abril y septiembre bastaría con unos 10 minutos.

Sólo hay que exponer la piel a la luz solar por unos 5-15 minutos, si eres de piel clara, o de 10-25 si eres de piel oscura. Cuando la piel se expone a la radiacion UVB de la luz solar, se forma previtamina D, la cual es introducida al flujo sanguíneo. De ahí pasa al hígado donde es rápidamente convertida en la vitamina D que nuestro cuerpo puede utilizar.

Una buena dosis para empezar son unas 4,000 a 10,000 UI al día, o de 10-20 minutos de sol con ésto estarás previniendo una gran cantidad de enfermedades.

Las consecuencias de la falta de Vitamina D en tu cuerpo:

Debido  a las largas jornadas de trabajo en espacios cerrados, la mayoría de las personas no reciben suficiente luz solar. Por lo que sufren una deficiencia de vitamina D.

La falta de Vitamina D puede acabar provocando ciertas enfermedades, debido a que es un nutriente esencial para el organismo del ser humano. Entre las enfermedades que podemos encontrar están:

  1.  Osteoporosis: La vitamina D junto con el Calcio es importante para mantener una buena densidad ósea. Una deficiencia de esa vitamina hace que los huesos no puedan absorber calcio, provocando que se debiliten llegando a aumentar el riesgo de padecer osteoporosis.
  2.  Asma: La vitamina D puede mejorar el control del asma mediante el bloqueo de las proteínas que provocan la inflamación de los pulmones.  También ayuda a la producción de otra proteína cuyos efectos resultan ser antiinflamatorios.
  3. Artritis Reumatoide: Las personas con niveles bajos de Vitamina D, son más propensas al desarrollo de artritis reumatoide.
  4. Colesterol: Regula los niveles de colesterol en sangre. Estudios han demostrado que sin la adecuada exposición del organismo a la luz solar, los precursores de la vitamina D se vuelven colesterol.
  5. Infecciones Respiratorias: Se ha comprobado que existe una relación entre la falta de vitamina D y las Infecciones respiratorias comunes. Las personas con niveles bajos de Vitamina D, son más propensas a resfriados y gripes, que aquellas con mayor nivel de dicha Vitamina.
  6.  Depresión: Los receptores para la Vitamina D se encuentran en ciertas áreas del cerebro y forman parte de procesos del mismo.  Se podría decir que esta vitamina está asociada con la segregación de serotonina, la hormona que regula nuestro estado de ánimo. Una falta de esta vitamina podría provocar estados de depresión.

 

Desde Clínica Neive,  os invitamos a disfrutar del sol. Con precaución SÍ pero con miedo NO. Como habéis podido leer en este blog, el sol nos porporciona una vitamina indispensable para nuestro organismo. Así que vamos a aprovechar el verano para hacer el pleno de vitamina D.

TAGS > , , ,

DEJANOS TU COMENTARIO